Ecuador y sus centenas de paseos


Una de las colonias más contempladas en el período colonial, que alberga hasta los días actuales su charme y estilo de vida, con diversos artesanos que llevan una vida como si estuviesen en los siglos que pasaron mismo viviendo en los días actuales… Estamos hablando de Ecuador, y si todavía no conoces este país, abajo dejamos algunas razones para conocerlo: 


1. Biodiversidad única


Playas deslumbrantes, fuentes termales, buen clima, montañas, florestas, lagunas, volcanes… Cuando se habla de naturaleza, hay literalmente de todo en Ecuador. Muchos paisajes en poca distancia, es un país relativamente pequeño por lo que en menos de dos horas de viaje puedes cambiar completamente de clima y de paisaje.

2. Latitud 0


Casi todos los viajeros que pasan por Ecuador tienen en mente una de las cosas que hacer: visitar la llamada Mitad del Mundo. Aquí empieza la famosa línea de Ecuador, la línea geográfica imaginaria que divide el mundo en hemisferio norte y hemisferio sur.

Quito, la capital, tiene la latitud 0’0"0’’’, o sea, básicamente está ubicada exactamente en el centro del mundo. Ahora imagínate poniendo los pies, uno en cada polo del mundo… Es realmente impresionante, y te da una sensación increíble.

3. El casco antiguo de la capital Quito


El centro histórico de Quito es tan increíble que es realmente difícil describirlo en palabras. A nivel de comparación, el casco histórico de Quito fue declarado por la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) junto a la ciudad de Cracovia (Polonia) como Primer Patrimonio Cultural de la Humanidad, en el año 1978. También es considerado el mayor, mejor conservado y más bello centro histórico de toda América.

4. Las Islas Galápagos


Las Islas Galápagos se quedan a unos 1.000km de la costa oeste de Ecuador, sin duda es uno de los mejores lugares para ver una variedad inmensurable de flora y fauna. Aquí podrás encontrar especies como iguanas marinas, pingüinos tropicales, tortugas gigantes y piqueros de patas azules, que no encontrarás en otro lugar del mundo. La variedad es tanta y al mismo tiempo tan encantadora que el archipiélago fue nombrado patrimonio mundial de la humanidad por la UNESCO en 1978.