La imponente y pacata Sintra


Sintra está situada entre las colinas cubiertas de pinos de la Serra de Sintra, una región portuguesa que oculta palacios maravillosos y extravagantes mansiones. La región es tan bella que fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1995. En Sintra hay un palacio medieval, las ruinas de un castillo árabe, buena cantidad de magníficas villas y el Palacio de Pena, uno de los edificios más bonitos de Portugal… Sobran motivos para conocer esta cautivadora ciudad, y dejo algunos de ellos abajo: 


1. Palacio da Pena


Se trata de uno de los lugares más famosos y visitados, no solo de esta ciudad, sino de todo el país. Fue una de las principales residencias de la familia real, ordenada construir, a mediados del siglo XIX, por Fernando II de Portugal. Tiene una fachada irregular, las cúpulas y torres, sus brillantes colores donde predominan el rojo y el amarillo, y el inmenso jardín inglés que lo rodea, han convertido a este palacio en uno de los símbolos de Portugal.

2. Castelo dos Mouros


Acá, a pesar del nombre, no se trata de un castillo propiamente dicho sino de las ruinas de la fortificación medieval del antiguo castillo de Sintra, en la época en que la ciudad era dominada por los árabes. Las ruinas de este castillo árabe, construido entre los siglos VIII y IX, se encuentran situadas muy cerca del Palacio da Pena, en uno de los puntos más altos de la zona, lo que te da buenas vistas de la ciudad si lo visitas y también lo permite mirar desde otros puntos de la ciudad. Sin dudas vale tu visita.

3. Palacio de Monserrate


Este lugar es menos conocido y visitado por los turistas que el resto de los palacios que se pueden ver en Sintra, pero no debe en nada para sus concurrentes. El bueno es que no hay tanta gente como en los otros puntos turísticos de la ciudad, y lo visitas con mucho más tranquilidad, y fue mandado construir por Francis Cook, un magnate inglés que veraneaba por la zona.

4. Quinta da Regaleira


Desde el centro histórico de Sintra se puede llegar a ese magnifico palacio en solo 10 minutos de caminada, y fue construido a principios del siglo XX por el arquitecto italiano Luigi Manini, a petición del magnate portugués Antonio Carvalho Monteiro, propietario de la propriedad. La arquitectura del palacio es en estilo manuelino, con algunos elementos románicos, góticos y del renacimiento. Desde su inauguración ha estado siempre rodeado de misterios, vinculado principalmente a la masonería, la alquimia y los templarios, lo que lo ha hecho en uno de los lugares imprescindibles de conocer en Sintra.