La seductora Republica Checa


Republica Checa es de aquellos países que son increíbles y que mismo hasta después de conocer sus edificios y calles seguimos creyendo que todo se acabó de salir de alguna película o algo así… ¡Todo allá encanta! Desde su gente extremamente generosa y acogedora hasta su historia milenaria y llena de datos importantes, es uno de los mejores países que puedes visitar si deseas buenos paisajes, un fardo histórico y todo eso por un precio asequible. Vea abajo 4 de las innúmeras razones para conocer esta joya europea: 


1. Cesky Krumlov


Declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, Cesky Krumlov es de aquellas pequeñas ciudades que parecen que acabaron de salir de tus sueños. Es conocida por los locales como la miniatura de Praga y si das un paseo por sus estrechas calles empedradas tendrás la oportunidad de conocer sus edificios renacentistas de fachadas marcantes y su castillo con unas vistas increíbles e inigualables de la ciudad.

2. Praga


Praga es, sin duda, una de las capitales más bellas y agradables del mundo. Podríamos nombrar muchos destaques de la ciudad, como la cerveza, que es considerada una de las mejores sino la mejor del mundo; la gente, que es sencilla y te acoge con una hermosura impresionante o innúmeras otras cosas más. Sin dudas es de aquellas ciudades que, si uno tiene la oportunidad, la debes conocer, por que realmente no hay nada en que fallar o desapuntar al viajero.

3. Ya que estás en Praga, conoce el castillo de la ciudad


El Castillo de Praga es el lugar más visitado de la ciudad y este es el castillo de su estilo más grande del mundo. No es el típico castillo europeo, sino un enorme conjunto arquitectónico lleno de edificios y sitios espectaculares como la Catedral de San Vito, el Callejón del Oro, el Antiguo Palacio Real, el Convento de San Jorge, la Torre Daliborka, la Torre Blanca y el Palacio Lobkowitz, entre otros. Te brinda con el mejor de la arquitectura histórica checa y es uno de los lugares más imponentes y bellos que puedes visitar en Europa.

4. Brno


Brno es la segunda ciudad más grande y poblada del país, cuenta con una variedad inmensa de edificios y construcciones que te pueden encantar, restaurantes y bares para todos los gustos y una tranquilidad y calma que no encontrarás en Praga, ya que no es tan turística como la capital. Con su larga historia e influencia sobre la cultura y estilo de vida checo, es una de las ciudades de paso obligatorio a los que desean realmente sumergirse en la cultura de este hermoso país.