Oslo, una de las ciudades más vivientes del mundo


Oslo, la capital de Noruega, es una de las ciudades más limpias, organizadas, seguras y desarrolladas del mundo, lo que la transforma en uno de los mejores destinos posibles en el norte de Europa. Ahí, a pesar de ser una ciudad no tan grande como las otras capitales alrededor del mundo te sobran opciones de paseo, como experimentar algo de su gastronomía excelente, mirar las auroras boreales o entender un poco de la vieja y sorprendente historia noruega. Si no conoces mucho acerca de la capital noruega, abajo dejamos algunas opciones de paseos imprescindibles para si la vas a visitar.  


1. Conocer al parque Vigeland


Con más de un millón de visitantes al año el Parque Vigeland es el lugar más visitado de la capital noruega y también es el parque con más esculturas del mismo artista, son 212 estatuas hechas todas por Gustav Vigeland, el escultor que dio nombre al parque. Sin dudas te vale la pena visitarlo, quedarás impresionado con las esculturas, con el espacio verde y con la energía inigualable de este parque esplendido.

2. Ir al Vikingskipshuset


El vikingskipshuset es el museo de los barcos vikingos noruegos, que hacen parte esencial de la cultura y de las tradiciones antiguas de Noruega. Ahí se pueden encontrar algunos de los resquicios de la sociedad vikinga más bien conservados, ya que en él se encuentran los barcos vikingos mejor conservados del mundo y tumbas vikingas encontradas en los alrededores de Oslo. Además de los objetos que el museo alberga, uno de los placeres de irse de paseo a este impresionante museo es el de descubrir cómo vivían, qué objetos domésticos usaban y cómo se vestían los vikingos.

3. Visitar la Ópera de Oslo


La ópera de Oslo, en comparación con otras operas europeas, es bastante nueva, ya que fue inaugurada solamente en el año de 2008. Pero con su arquitectura innovadora y absolutamente maravillosa, rápidamente se transformó en uno de los puntos más visitados y fotografiados de la capital noruega. Seguro que si conoces los trazos de esa construcción no la olvidarás jamás.

4. Mirar desde cerca al Palacio Real


El palacio real de Oslo es la residencia de los reyes y la familia real noruega, y con su hermosa arquitectura, es otro de los edificios más bellos de la ciudad, con visita imprescindible. Un dato curioso es que la bandera que se queda en el topo del edificio si está izada significa que la familia real esta adentro del palacio, y si esta bajada, que no están. ¡Es hermoso!